Audi Q7 3.0 TDI clean diesel Quattro tiptronic Ambiente

AUDI
Viernes, 12 marzo 2010
El coloso de Ingolstadt impresiona por su tamaño y su comportamiento en asfalto

- Único en su especie

El Audi Q7 probado es la segunda versión tras el "restiling" que se le hizo a mediados del 2009 pensando en el mercado norteamericano.

El Q7 es un coche espectacular debido a su tamaño.

De hecho, este atributo le mantiene prácticamente en solitario entre los todocaminos ubicados en el segmento premium y orientados hacia el asfalto.



Es un coche muy valorado en el mercado estadounidense donde curiosamente sus proporciones podría decirse que son "europeas".

Aún midiendo 5'08 metros de largo, 1'98 metros de ancho y 1'73 metros de alto, las líneas de diseño, heredaras en parte del allroad, crean un volumen contenido, robusto y elegante.



Debido al reciente "lavado de cara" el Q7 tiene un frontal donde llama la atención el nuevo parachoques y la rejilla pero sobre todo destaca la adopción de faros con luces diurnas equipados con LED, tanto delante como detrás, que actualizan al coche.



- Atmosfera protectora

Abrimos la puerta y vemos cómo la típica calidad de Audi rezuma por todos sitios y cómo las medidas del exterior no se repiten en el interior.

Nos subimos al "puesto de control" y la altura del Q7 te embriaga, la sensación de ver todo a una altura superior que la mayoría de los conductores deja huella en los usuarios que han tenido este tipo de coche o un monovolumen.



El puesto de conducción tiene una ergonomía perfecta y es casi heredado del A6.

Está compuesto por dos zonas: una que alberga el cuadro de relojes y otra dispuesta en el centro del salpicadero que muestra una pantalla.

La primera contiene mucha información gracias al visor digital localizado entre los dos relojes que nos informa incluso de los sistemas media y de navegación.

La segunda zona albergaba en este caso una pantalla a color manejada por el mando del MMI que permite ajustar desde la altura de la suspensión hasta el ángulo de apertura del portón trasero.



A la derecha de la pantalla de TFT hay un botón que abre la guantera cuyo interior está forrado en terciopelo y tiene suficiente cabida para la documentación y alguna cosa más.

El Q7 cuenta con suficientes huecos para dejar objetos pero sin llegar a ser un monovolumen familiar.



Todos los materiales empleados son de primera calidad, los plásticos tienen muy buen tacto y siendo todos esponjosos, excepto el que recubre la zona superior de la puerta que no lo está.

Las decoraciones en aluminio seguían la pauta de la marca y daban brillo al interior.

Durante la prueba, incluyendo la realizada fuera del asfalto, no se apreció ningún ruido proveniente del interior lo que demuestra el perfecto ensamblaje de las piezas.



Las plazas delanteras son muy amplias y sólo el conductor que mida más de 1,95 y, además, lleve el respaldo del asiento muy arriba, notará el travesaño interior.

Los asientos son muy cómodos, envolventes y sujetan en carretera el cuerpo perfectamente.

Permiten ser regulados en cualquier posición y es posible montar varios tipos.

La unidad probada llevaba cuero que puede ser calentado y ventilado (opcional).



Con la segunda fila ocurre igual ya que se muestra cómoda, con altura, anchura para los cuerpos y espacio para las piernas.

El pasajero ubicado en el centro irá peor debido al reposabrazos extraíble.

Es al pasar a la tercera fila de asientos donde las formas del diseño exterior estrechan esta zona de forma evidente y realmente se queda para personas, tal como avisa la marca, que midan menos de 1?65 metros.

El sistema de accionamiento para sacar o plegar los asientos de la última fila es sencillo y rápido de realizar.



El maletero de este coche es muy grande al contar con 775 litros que se quedarían en tan sólo 330 litros si somos siete; es algo normal en todos los siete asientos y únicamente vehículos de origen industrial en versión larga pueden ofrecer un maletero correcto para tantos ocupantes.



El aprovechamiento de éste es máximo gracias a sus rectas formas, además cuenta con un suelo reversible que tapa unos interesantes huecos donde dejar más objetos.

Existe un recomendable opcional que es el sistema de fijación de la carga mediante barras guiadas por rieles que viene muy bien dado el uso que se puede dar a este polivalente coche.

La boca de entrada del maletero es grande y permite meter todo tipo de objetos, aunque debemos contar con la elevada cota de altura de entrada a menos que lleve el sistema de "Adaptive air suspensión" que, entre otras cosas, permite subir y bajar la trasera con solo apretar un botón localizado a la derecha del maletero.

Exactamente reduce 71 mm la altura del borde de carga, con lo que queda a 765 mm con respecto al suelo.



- Comportamiento ágil gracias al voluntarioso propulsor

El Q7 probado equipaba un seis cilindros en forma de V que está reconocido como uno de los motores de gama alta con mejor respuesta, suavidad y elasticidad tal como corresponde a un propulsor con tal arquitectura.



De él salen los 240 CV, entre 4.

000 y 4.

400 rpm, y los 550 Nm de par máximo a partir de 1.

750 rpm hasta las 2.

750 revoluciones.



La primera vez que lo conduces las sensaciones que llegan son de un todoterreno y de la gran masa en movimiento que tienes entre manos.

Al poco rato te das cuenta que la dirección, suspensión y tracción de este Q7 son más de una berlina, incluso más efectiva que muchas, que las de un todocamino.



En ciudad mueve al coche con gran facilidad gracias al cambio automático cuyas primeras relaciones están bien pensadas para ello y a una dirección rápida y suave pero limitada un poco por el radio de giro de 12,8 metros que tiene.

No es un coche para meterse por calles estrechas de todas maneras.



Aparcarlo sin la ayuda del "Parking Assist" se nos antoja difícil ya que la visibilidad de la zona trasera queda limitada por el diseño de la carretera.

Eso sí, el coche se maneja facilísimamente y pudimos aparcarlo sin problema durante toda la semana en una plaza de garaje cuyo ancho era normal.

La unidad probada llevaba cámara atrás y debemos confirmar que el sistema de guidado mediante líneas superpuestas en la pantalla de TFT funcionaba a la perfección.



Es en carretera cuando, aún pudiendo desplazar bien las más de dos toneladas y media que pesa el Q7, si queremos que el coche tenga una respuesta instantánea a nuestras solicitudes al acelerador deberemos poner la palanca de cambio en modo Sport.

Este cambio de seis relaciones va unido al DSP que analiza la conducción para saber cuándo debe cambiar.

Durante la prueba nos gustó y nos pareció que no interfiere en la conducción.



En pistas rápidas el coche se mueve con aplomo y transmite seguridad.

Es capaz de acelerar de 0 a 100 Km/h en 85 segundos y llegar a los 216 Km/h.

Pero lo mejor es la capacidad de recuperación y el par que tiene que permite unas honrosas recuperaciones.

En carreteras más lentas notaremos el peso del conjunto pero las suspensiones lo soportan sin problema y controlan los movimientos inerciales de la carrocería muy bien.

Junto a ello los frenos no ceden y detienen al conjunto perfectamente.



La unidad montaba el opcional, según versiones, "Adaptive air suspensión" o suspensión neumática.

A través del sistema de manejo Multi Media Interface MMI, el conductor podrá configurar tres campos característicos diferentes: Dynamic, Automatic y Comfort.


En el modo dinámico se endurece, siendo efectiva en curvas cerradas y a alta velocidad, para volverse cómoda en el modo confort.

Nos hubiera gustado un modo aún más deportivo o que bajase un poco más la carrocería.



El consumo en este coche no debería preocupar mucho a sus propietarios pero, aun con todo, la marca ha hecho un esfuerzo tecnológico para obtener un mejor resultado ecológico.

Gracias al sistema "Diesel Clean" los gases se tratan buscando realizar un menor daño a la naturaleza y consiguiendo un consumo medio de alrededor de nueve litros y medio; es en nuestros desplazamientos en ciudad donde notaremos que puede llegar hasta los catorce litros si nos dedicamos salir veloces en los semáforos para bajar a los ocho litros, o menos, fuera de ésta.

Son unas cifras realmente buenas las conseguidas por este sofisticado grandullón.



- Adaptive cruise control

La unidad probada llevaba el sistema de control de crucero adaptativo que cuenta con un radar que regula la velocidad y la distancia con respecto al vehículo precedente en un rango de velocidad que va de los 0 a los 200 km/h mediante intervenciones automáticas en el acelerador y, dentro de unos límites, en los frenos.

Ante la amenaza de una colisión con el vehículo precedente, el sistema integrado Audi braking guard advierte al conductor en dos fases, en función de la gravedad de la situación.



Este sistema permite viajar muy tranquilo en este coloso a velocidades legales y prácticamente, si no hay mucho tráfico, llegaremos a nuestro destino si haber pisado los pedales.



- Divertido excursionista

El Q7 es un todocamino, no es un todoterreno, pero para realizar excursiones campestres serán más que suficientes sus capacidades dinámicas "Offroad" si no ponemos en aprietos el límite de agarre de los neumáticos.



Como decíamos antes la unidad montaba la suspensión neumática.

Ésta cuenta con el modo Offroad, hasta 80 km/h, que tras girar el mando desde el MMI aumenta la altura libre sobre el suelo 25 mm por encima del nivel normal, quedando en 205 mm, y tras subirlo en el modo Lift (hasta 40 km/h), el Q7 es capaz de superar incluso obstáculos de gran tamaño gracias a los 240 mm de altura libre sobre el suelo.



Durante la prueba fue divertido sortear varios vados y andar sobre caminos de barro aunque deberemos tener en cuenta el peso del coche a la hora de transitar, por ejemplo, en nieve debido al tipo de neumáticos que monta.



- Un todocamino intercontinental

El Q7 es un vehículo que impone por su tamaño según le ves y te seduce después por sus líneas contenidas y bellas.

Pensado más para el mercado americano, ha tenido una gran aceptación en Europa donde los compradores que querían un SUV con medidas XXL, con sobresalientes cualidades dinámicas en asfalto, consumos europeos y acabados premium alemanes estarán muy contentos con su compra.

Últimas Pruebas Más
31/03/2010
(
Volkswagen
).-
La cuarta generación de la versión familiar se muestra junto con el nuevo propulsor 1.6 diesel como una opción muy practica, ahorradora y homogénea
31/01/2010
(
Mazda
).-
Un interesante familiar de estética japonesa equipado con el motor diesel más potente de la gama que dispone de un gran espacio interior y de un comportamiento equilibrado
16/12/2009
(
BMW
).-
Un superlativo y elegante SUV con siete plazas y unas cualidades dinámicas, tanto dentro como fuera del asfalto, fantásticas
30/11/2009
(
Audi
).-
Tras aparecer en el mercado el Audi A6 allroad, en Ingolstadt pensaron que un nuevo modelo menor en tamaño y en precio les daría aún más éxito? Y lo consiguieron!
25/11/2009
(
Mercedes-Benz
).-
Confortablemente tecnológico
Pruebas Relacionadas Más
30/11/2009
(
Audi
).-
Tras aparecer en el mercado el Audi A6 allroad, en Ingolstadt pensaron que un nuevo modelo menor en tamaño y en precio les daría aún más éxito? Y lo consiguieron!
05/10/2009
(
Audi
).-
Un familiar deportivo "light" que permite viajar a placenteros y elevados ritmos de crucero
07/09/2009
(
Audi
).-
El SUV con líneas de coupé de lujo equipado con un magnífico propulsor de seis cilindros asociado al no menos efectivo cambio S tronic
27/07/2009
(
Audi
).-
El convertible de inicio de la marca de los cuatro aros invita a viajar cómodamente largas distancias gracias a su austero motor
  
Publicidad